Todas queremos tener ropa blanca, pero a veces es imposible mantenerlas impecables. Muchas veces se ven amarillentas, otras veces tienes manchas.  El problema es que, si usas cloro